Se trata de Adrián Quaranta, de 34 años, quien recibió un disparo en la zona maxilar. El disparo sólo le rozó el mentón y terminó alojado en su garganta. Además, no se resistió al asalto y entregó su auto, pero los delincuentes le dispararon cuando él se negó a permitirles que entraran a su casa.
El hombre que fue baleado en el rostro por asaltantes en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, el fin de semana pasado, se recuperaba en forma favorable, aunque permanece internado.

Adrián Quaranta, de 34 años, recibió un disparo en la zona maxilar, pero el proyectil le afectó sólo la parte ósea, según indicó su esposa, Nadia, que está embarazada.

«La vida parece no valer nada», expresó la mujer, al referirse brevemente al hecho que le tocó vivir a su esposo.

Según indicó, Quaranta no se resistió al asalto y entregó su auto, pero los delincuentes le dispararon cuando él se negó a permitirles que entraran a su casa.

El hombre creyó que en la vivienda se encontraba en ese momento su esposa, aunque en realidad se había ausentado.

Osvaldo, el padre de la víctima, contó que, de acuerdo con lo que pudo recabar de lo ocurrido, cuando Quaranta les pidió a los ladrones que no entraran a la casa, uno de los delincuentes le
ordenó al otro: «Ejecutalo», y entonces la víctima recibió un tiro en el rostro.

El incidente, ocurrido en horas de la tarde del sábado, finalizó cuando los delincuentes escaparon en el Chevrolet Meriva del hombre baleado, y en un Alfa Romeo de color oscuro que habían utilizado para llegar al lugar donde cometieron el asalto.

El hombre fue llevado al centro de salud privado Hospital San Juan de Dios, situado a pocas cuadras del lugar, donde se encontraba internado, fuera de peligro.

Por el caso, en el que intervenía personal de la comisaría 2da de Ramos Mejía, por el momento no había detenidos.
Fuente: 26noticias

Por admin

Deja una respuesta