El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Agustín Rossi, aportó nuevo material probatorio que podría vincular a la organización Revolución Federal con el atentado a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

En concreto, Rossi presentó ante la jueza María Eugenia Capuchetti tres audios extraídos de una transmisión en vivo realizada a través de Twitter el pasado 28 de agosto bajo el nombre «Hay que pudrirla?».

En los fragmentos de la conversación se expone como diferentes individuos hablaban de infiltrarse entre la militancia, destruir el auto del Presidente y atacar a Máximo Kirchner.

En los audios, uno de los manifestantes decía: «Veía como Cristina saludaba a La Cámpora y a la militancia y decía ‘lástima que a mí ya me conocen la cara, porque sino me infiltro ahí una semana y espero a que baje’. Yo te juro, si a mi no me conocieran los nenes de La Cámpora voy, canto la marcha peronista siete días seguidos y en cuanto puedo pasa a la historia. Después me linchan, pero pasa a la historia».

A su vez, en la misma charla los usuarios también lanzaron agresiones contra el Presidente Alberto Fernández: «No lo escucho porque me violenta, encima viejo hijo de puta viaja en helicóptero porque si viaja en auto te juro que me planto, que me pise pero se lo abollo todo y se lo cago a patadas, se lo prendo fuego. Viaja en helicóptero y yo una bazuca no tengo».

“Lamentablemente a Alberto hoy no me lo voy a cruzar en la calle, me lo voy a cruzar en algunos años. En algunos años yo sé que me lo voy a cruzar y voy a hacer patria”, sostuvo uno de los individuos.

Por otra parte, otro participante de la transmisión agregó que vivía en Santa Cruz, específicamente en Río Gallegos, y que «todos los días» pasaba por el domicilio del hijo de la vicepresidenta, Máximo Kirchner, a lo que otro cuestionó: «Uhh ¿Cómo no lo mataste, boludo?».

En la denuncia del titular de la AFI, dos de los participantes de la charla fueron identificados. Uno de ellos es Jonathan Ezequiel Morel, un monotributista de 23 años, y el segundo, que es quien reside en Santa Cruz, Franco Ezequiel Castelli, soldado voluntario del Ejército Argentino de 26 años.

«El deseo expresado y la forma de realizarlo, es exactamente lo que ocurrió, es decir una persona infiltrada entre el grupo de simpatizantes que aprovechó la oportunidad en que la mandataria bajo a saludarlos para realizar su conducta criminal», señaló Rossi en la denuncia presentada y argumentó que se debe investigar esta prueba «por su posible vinculación y relevancia penal en la presente causa».

Rossi insistió en la posible relación entre los audios que presentó ante la jueza Capuchetti: «Una de las cosas que dice Morel es justamente lo que termina sucediendo. Dijo que si no lo conocían iba a ir seis o siete días a cantar la marcha peronista y después ejecutarla».

«La jueza tiene la posibilidad de definir si le parece pertinente seguir esta línea de investigación para ver si existe una vinculación entre Revolución Federal y aquellos que finalmente llevaron adelante el atentado», sostuvo el titular de la AFI.

A su vez, enfatizó en que «todas las declaraciones allí mismo constituyen delitos» y que desde el organismo que dirige «tienen la obligación de denunciarlos. Hay una cantidad de delitos constituidos en esos audios que nos llevan a realizar la denuncia».

Por admin